Ni rastro del PP

Es una lástima que acabe así este cuento de princesas porque para este viaje no hacían falta esas facturas de Fitur. La nueva imputación de la presidenta del PP oriolano, Pepa Ferrando, en el caso de los pagos de casi 6 millones de euros en facturas con reparos a Fenoll, entre otros, han sido, en mi opinión, el gancho que le faltaba la concejal del popular para ponerle el ojo a la birulé y dejarla noqueada y besando la lona. Eso y que los que fueron sus técnicos en Turismo durante su mandato se hayan puesto de perfil ante la juez para confesar que las decisiones de sus departamentos las tomaba la concejala y que ellos solo hacían un trabajo rutinario; de hecho, hasta el empresario adjudicatario de los contratos ha dejado con el culo al aire a la presidenta del PP oriolano, según publica El País, al decirle a la magistrada que la lideresa se ocupaba personalmente de todos los asuntos de su competencia. Se trata sin duda de un durísimo golpe que la tiene, ahora sí, contra las cuerdas, y ella es consciente de sus consecuencias. Pepa sabe de lo que va esta película y tiene claro que se le ha vaciado el cargador y que no hay más pólvora; ahora solo puede mirar al cielo y pedir que quede una bala en la recámara, y sobre todo debe andar rogando por no tener que dedicar dicha ‘bala’ para el autoconsumo. Su crédito político hacia adentro del PP se ha terminado. Se acabó. Finito. Arrivederci. Bye bye o con la música a otra parte. Y si alguien no me cree que le pregunte a Isabel Bonig, la coordinadora del PP, ‘Isabel II’ para los populares.
Continuar leyendo

Anuncios

Se los pasan ‘por el arco’

Foto: Alberto Aragón / La Verdad

Voy a tratar de resumirlo con un chascarrillo y después lo analizamos.

Le pregunta la profesora a Juanito:
– Cual es la diferencia entre la ignorancia y la indiferencia?
A lo que el zagal responde:
– Ni lo sé ni me importa.

Pues esta conversación es la misma que han mantenido, al parecer, el Ayuntamiento de #Orihuela y nuestros queridos vecinos de la Región de Murcia, respecto del controvertido #vertedero de la familia #Fenoll, ubicado a caballo entre los territorios de los unos y los otros; o sea un gigantesco almacen #contaminante, según denuncian desde hace años todos los colectivos de protección ambiental, partidos políticos, y hasta los pestilentes #lixiviados que brotan y desfilan por las zanjas de la huerta en el entorno de la instalación. Parece que la vieja Uryula ya tiene claro que Murcia pasa de todo y que aquí nos vayan dando por donde amargan los pepinos.  Continuar leyendo