Ponle a Fabra la cara roja

 

El cartel que el bipartito ha puesto en el solar cedido para el centro de salud del Rabaloche.

El cartel que el bipartito ha puesto en el solar cedido para el centro de salud del Rabaloche.

Recordarle al Consell que el solar para la construcción del centro de salud del Rabaloche se cedió en 2009 está bien, por dos razones. En primer lugar admite el recordatorio que el suelo fue entregado a la administración la pasada legislatura, ahora que estamos acabando esta; y segundo, el regalo se efectuó en el ecuador del gobierno de la popular Mónica Lorente. No ha servido de nada. Ahí sigue el terreno yermo, olvidado, muerto. Sembrado de hiebajos y seco, apenas salteado por unas catas arqueológicas que confirmaron su idoneidad para ponerle encima un ambulatorio que necesitan alrededor de 20.000 personas en Orihuela. Y así lleva más de una década. El cartel es además la constatación de que Orihuela acabará teniendo su muro de la vergüenza, porque el de las lamentaciones se ha caído de tanto llorarle encima. Continuar leyendo

Anuncios