Porque ‘El Coletas’ lo vale

DSC_0715

Antonio Bartolomé, en el bautizo de mi hijo Javier, antes de la crisis.

Peligro. Hoy he tomado té en vez de café, lo que demuestra que el día iba a tener mala pinta. No sabía muy bien a qué atribuir este estado de ánimo tan ‘pluf’ que me ha afectado en una costumbre tan arraigada a mi motor de arranque. Ha sido el móvil, esa conciencia canalla y portátil, quien me ha sacado de dudas: Hace siete años como siete puñaladas traperas se desencadenó el suceso más triste que recuerdo. Ese día se me murió ‘El Coletas’ y no hay día que no me acuerde de Él, y de mis abuelos maternos. No sé qué extraño resorte es el que de manera recurrente, cada día, ocurre algo que me lleva a los territorios de las cuatro personas por las que más respeto he sentido en toda mi vida, porque el cuarto anda vivito y coleando haciendo cine por Asturias. Y pasa a diario como en ‘El día de la marmota’. Continuar leyendo

Anuncios