Isabel I de Fabra y última de la Vall d’Uixò

ISABEL BONIG 07

Isabel Bonig, con Felix Cerdán y otros empresarios y políticos en vestíbulo del Hotel Tudemir el pasado 10 de junio. / FOTO: Alberto Aragón

Cuando el otro día se dio un garbeo por Orihuela la ‘virreina’ del Consell y del PP, Isabel Bonig, que para eso es portavoz del primero y secretaria general del segundo, así como consellera de Infraestructuras de la Generalitat -hay quien dice que su tarjeta de visita la entrega encuadernada a canutillo y te entrega con ella un troley de esos con ruedas de tantos cargos que acumula-, no llegó solo a enseñar pedigrí. No. Nos han intentado ‘vender’ a precio de saldo, desde la Cámara de Comercio, que el viaje de la consellera fue para hablar en Orihuela de lo bien que se peina Fabra o hasta de un nuevo plan hidrológico internacional si hace falta. Puede haber incluso hasta quien se crea que se metió ente pecho y espalda casi 600 kilómetros para decirle a un grupo de empresarios de la Vega Baja que tiene intención de retomar los proyectos de la CV-91 y de la CV-95, o que la desalinizadora que hizo Zapatero en Torrevieja va provocar el cierre de las centenarias salinas o el Cabeço de la Sal en Pinoso. Pero ‘nanai’, no se lo tragó nadie.

Continuar leyendo

Anuncios