Guerra total entre los dos ‘gallitos’ de pelea de Orihuela

Imagen de la portada de hoy del digital Diario de la Vega.

Hacía tiempo que no escribía en este espacio, pero mi paciencia ha tocado fondo.

La enésima noticia del culebrón la cuenta hoy mismo el Diario de la Vega y la edición oriolana del diario La Verdad

Captura de pantalla 2016-06-23 a las 20.32.41

Guerra total… no se da cuartel en Orihuela entre el interventor Urruticoechea y el alcalde Bascuñana. En cualquier momento nos avisan de que se han citado detrás de la catedral al amanecer y con padrinos… (esto ya es grotesco).

De nuevo vemos a dos púgiles y miles de perdedores: los oriolanos que ya PERDIERON con la llegada del personaje, PIERDEN ahora en el enfrentamiento entre ambos que tiene todo el municipio PARALIZADO porque el funcionario bloquea la velocidad caracolera del regidor, y PIERDEN cuando uno de los dos, o ambos, caigan tras la contienda porque aún será más duro reiniciar el sistema.

Ahora puedo afirmar sin temor a equivocarme que uno ha encontrado en el otro su ‘leitmotiv’. A falta de oposición municipal -pensará Emilio Bascuñana-, nos apañamos con un interventor; no obstante debe andarse con ojo porque la pieza que persigue es de caza mayor. Con este hueso han pasado a mejor vida política dos alcaldes y otros seis siguen con la respiración parlamentaria asistida: No es moco de pavo el podemita de Cartagena. Tanto que incluso muchos de los que añoraban su aterrizaje no se atreven a sentarlo a su lado, mientras el lidereso popular es un ‘pipiolo’ recién aterrizado en esto de la política y la ‘corná’ que se lleve puede ser de las que hacen época. Hasta La Sexta le promueve.

Pincha para ver el vídeo

Pincha para ver el vídeo

Por cierto, si no me creen con lo del interventor y sus hazañas, sólo tienen que abrir Google y poner…. le voy a ahorrar la faena y se lo pongo yo ‘Fernando Urruticoechea‘; pinche en el texto azul anterior que va usted a flipar porque tiene más batallas abiertas que Pérez Galdós en sus Episodios Nacionales.

Con un poco de suerte alguien le habrá advertido al alcalde que al ritmo que lleva la próxima vez que vea la Cruz Roja podría ser desde la camilla política (en sentido figurado) y no desde un cómodo sillón en un super despacho.

NO HAY ALTURA DE MIRAS, NI SENTIDO DE LA RESPONSABILIDAD, NI PROFESIONALIDAD. AHORA SOLO VEO DOS GALLOS -como dos adolescentes- DISPUTÁNDOSE EL MISMO CORRAL.

Y no hay mucho más en el horizonte estival y tedioso de Orihuela. Bueno sí, las fiestas de la Reconquista que llegan de nuevo marcadas por la polémica de las subvenciones y el uso de los dineros públicos, mientras que todo lo que no depende de los políticos sino de la gente, o sea, la Armengola, las comparsas, las embajadas, los desfiles, la música y el buen ambiente funciona de maravilla.

MENOS MAL QUE A FALTA DE GOBIERNO Y OPOSICIÓN, SIEMPRE ESTÁ LA GENTE, ya sea en la vieja  y aponaíca Uryula o en la revuelta Hispania.

Hasta otro rato.

 

Anuncios