Son casi iguales, pero ¿acabarán siendo iguales?

PARECIDOS RAZONABLES

PARECIDOS RAZONABLES. Las similitudes entre el logo de OPC, el Partido de Pepa Ferrando y la otra OPC, la Oficina de Promoción Comercial que presentó Mónica Lorente en 2010.

Si una imagen vale más que mil palabras, imagínese querido lector, haga la cuenta y calcule cuanto valen dos imágenes, pero no se preocupe querido vecino de Orihuela, que no le costarán nada porque igual están las dos pagadas ya. Veamos:

Ayer, la expresidenta del PP oriolano, Pepa Ferrando, presentó el que es su nuevo proyecto político; bajo el paraguas de una marca blanca -por decirlo así- Foro Democrático, desveló la concejal adscrita aún de manera incomprensible al grupo del PP, que la formación OCP (Orihuela+Pedanías+Costa) concurrirá a las municipales del 24 de mayo. Hasta ahí bien, incluso correcto diría yo, al margen de que crea que la venganza no es una buena motivación para mirar adelante sino todo lo contrario, porque con esa premisa te mantienes con los ojos clavados en el retrovisor, pendiente de lo que hacen aquellos que crees que te fastidiaron, con el objetivo de devolvérsela multiplicada, y acabas pegándotela en la siguiente curva.

En esas andaba yo, decía, cuando de pronto empezaron a arder los canales por los que uno recibe información.
¿Reconoces la foto?, decían unos.
¿Te suena el logotipo?, preguntaban otros
¿De verdad crees que no lo has visto antes?, interrogaban otras
Pero chico, ¿no caes?, me dijo otro amigo que se dedica a esto de la comunicación.

Y yo bloqueado oye, mientras nos echábamos unas risas en la tertulia de Onda Cero Vega Baja con cargo a amplia y democrática visión de los pactos postelectorales que ayer, por primera vez en su vida política, demostró Ferrando; hasta la grabaron diciendo que está dispuesta a llegar a un acuerdo con el PSOE, y con el PP aunque haya considerado “impuesto”, “marioneta de Alicante” o “ilegítimo” al candidato Bascuñana. Solo le faltó decir que pactaría con el diablo, si bien tiene uno la impresión de que con éste último viene pactada ya. Incluso criticó abiertamente al CLR, ese con el que llegó otro acuerdo para firmar una moción de censura; la misma moción que antes intentó con Bob Houliston y alguna más que no recordaré hoy.

En fin, resumiendo, que Pepa Ferrando se puso ayer ante las cámaras y periodistas para hacer un pavoroso alarde de coherencia política, para mostrar sus criterios inamovibles, sus firmes convicciones y una voluntad de hierro que la llevará a convertirse en el referente ético de la vieja Orcelis. Y mientras todo eso decía el pobre Pepe Ruiz, director del programa Vega Baja en la Onda, se afanaba por recogernos del suelo a varios contertulios que nos habíamos caído, unos de la risa y otros de la carcajada, conforme escuchábamos sus declaraciones.

Bueno, a lo que iba. Mire usted querido amigo las dos fotos con atención y si no encuentra un parecido razonable entre los logos, incluso diría yo que sospechoso, me lo reprocha usted cuando me vea por la calle, que no le será difícil. Son más que evidentes las similitudes entre los logotipos del nuevo sueño político de Pepa Ferrando con el que hace cinco años (2010) presentó su jefa y mentora Mónica Lorente, siendo alcaldesa y referido a la Oficina de Promoción Comercial, de la que por cierto solo se supo algo ese día. Y nunca más. Ni se promocionó el comercio local ni la susodicha oficina.

Pero bueno, no todo el trabajo de entonces está perdido, el logo al menos con un ‘restiling’ que se dice ahora, se ha podido recuperar para otra nueva y noble causa. Hasta los tipos de letra con casi idénticos. Si a este recauchutado se le añade una buena mano de pintura al fondo, otra buena mano de pintura por delante, un grupo de periodistas con cámaras y grabadoras enfrente y una mesa de oficina para darle ese punto de profesionalidad que necesita el asunto, y si todo eso se adorna con una concienzuda sesión de peluquería de la candidata para dar lustre a la fiesta electoral, ya tenemos un partido político fiable, creíble, generador de opinión y carismático.

Con lo fácil que era y yo por ahí tirado y haciendo el imbécil tratando de formar, explicar,, convencer y concienciar a políticos y empresarios de la importancia de la marca personal y política, del discurso, de la organización, de la empatía, de mantener la coherencia, de la promoción y cuidado de las Redes Sociales. Lo que son las cosas y yo volviéndome loco estudiando la mejor manera de construir líderes. Cinco años de carrera en la Universidad Complutense y 20 años de profesión haciendo periódicos, investigando la política y la comunicación; cuatro lustros de oficio me han borrado las huellas dactilares de tanto darle a la tecla hasta el punto que firmo mi DNI mordiéndolo para ser reconocido por la dentadura y resulta que para hacer política encanbezar un proyecto solo hace falta unas buenas ganas vendetta, un mal logo, ningún argumento político (al menos eso se vió ayer), poca coherencia, mala memoria y mucha laca en el moño. Y a correr. Luego hay quien se queja de Pablo Iglesias y Podemos, pero yo digo que para pelazo el suyo.

He dicho casi al principio que las fotos de OPC son casi idénticas, pero no idénticas. Para ser igualitas del todo solo haría falta que Mónica Lorente -con la que yo tengo una deuda personal y familiar de gratitud- se sentara en una silla junto a Pepa Ferrando en ese nuevo escenario. Ese gesto convertiría a las fotos en gemelas exactas… y a ellas también. Pese a todo, debo confesar que pienso seguir con atención este fenómeno que, de manera casi increíble, tendrá una representación proporcional en votos el 24M.

Nos decía mi abuelo Juan ‘El Guirre’ de Moratalla que “lo que más me molesta de morirme es no veros” y ahora entiendo el significado de esa frase tan simple porque a mí, lo que más me jode de morirme es no estar siempre ‘Aquí Aponaíco’ para poder ver estas cosas y poderlas contar con un vaso de agua para el susto entre una carcajada y la siguiente.

Anuncios

Ana Mas… ni menos

La temperatura sube en el PSOE oriolano

Ana Mas recibe la felicitación del secretario general Carlos Bernabé, con Antonia Moreno y Paco Escudero al fondo. / Alberto Aragón

Ana Mas recibe la felicitación del secretario general Carlos Bernabé, mientras Antonia Moreno y Paco Escudero charlan al fondo. / Alberto Aragón

Si algo le gusta a Ana Mas son las letras, salvo que se hable de política, entonces le gustan las ciencias y cuanto más exactas mejor. Y en adelante conocerá las razones por las que digo esto. He dicho yo públicamente en la radio, en la tele y a todo aquel que me ha preguntado que, en mi opinión, Ana Mas no es la candidata idónea para batirse el cobre con un rival del PP del estilo, digamos, conocido hasta ahora. He matizado incluso que no es la candidata idónea para intentar llevarse la alcaldía a su sardina al menos por 3 razones: Continuar leyendo

Ponle a Fabra la cara roja

 

El cartel que el bipartito ha puesto en el solar cedido para el centro de salud del Rabaloche.

El cartel que el bipartito ha puesto en el solar cedido para el centro de salud del Rabaloche.

Recordarle al Consell que el solar para la construcción del centro de salud del Rabaloche se cedió en 2009 está bien, por dos razones. En primer lugar admite el recordatorio que el suelo fue entregado a la administración la pasada legislatura, ahora que estamos acabando esta; y segundo, el regalo se efectuó en el ecuador del gobierno de la popular Mónica Lorente. No ha servido de nada. Ahí sigue el terreno yermo, olvidado, muerto. Sembrado de hiebajos y seco, apenas salteado por unas catas arqueológicas que confirmaron su idoneidad para ponerle encima un ambulatorio que necesitan alrededor de 20.000 personas en Orihuela. Y así lleva más de una década. El cartel es además la constatación de que Orihuela acabará teniendo su muro de la vergüenza, porque el de las lamentaciones se ha caído de tanto llorarle encima. Continuar leyendo

Ni rastro del PP

Es una lástima que acabe así este cuento de princesas porque para este viaje no hacían falta esas facturas de Fitur. La nueva imputación de la presidenta del PP oriolano, Pepa Ferrando, en el caso de los pagos de casi 6 millones de euros en facturas con reparos a Fenoll, entre otros, han sido, en mi opinión, el gancho que le faltaba la concejal del popular para ponerle el ojo a la birulé y dejarla noqueada y besando la lona. Eso y que los que fueron sus técnicos en Turismo durante su mandato se hayan puesto de perfil ante la juez para confesar que las decisiones de sus departamentos las tomaba la concejala y que ellos solo hacían un trabajo rutinario; de hecho, hasta el empresario adjudicatario de los contratos ha dejado con el culo al aire a la presidenta del PP oriolano, según publica El País, al decirle a la magistrada que la lideresa se ocupaba personalmente de todos los asuntos de su competencia. Se trata sin duda de un durísimo golpe que la tiene, ahora sí, contra las cuerdas, y ella es consciente de sus consecuencias. Pepa sabe de lo que va esta película y tiene claro que se le ha vaciado el cargador y que no hay más pólvora; ahora solo puede mirar al cielo y pedir que quede una bala en la recámara, y sobre todo debe andar rogando por no tener que dedicar dicha ‘bala’ para el autoconsumo. Su crédito político hacia adentro del PP se ha terminado. Se acabó. Finito. Arrivederci. Bye bye o con la música a otra parte. Y si alguien no me cree que le pregunte a Isabel Bonig, la coordinadora del PP, ‘Isabel II’ para los populares.
Continuar leyendo

Intendente Pomares, un pasico p’alante y un pasico p’atrás

‘Aquí… por lo bajini’

La tarde del miércoles di cuenta en este espacio de la bronca entre el Interventor municipal, Fernando Urruticoechea, y el guardia de puertas del Ayuntamiento, porque el alto funcionario quería guardar su bicicleta dentro y el policía local le advirtió que estaba prohibido y que no podía. Pues bien, ayer no estaba la dichosa bici -eléctrica y plegable- por ninguna parte; ni detrás de la puerta, ni en el patio de luces, ni en el aparcamiento del Palacio del Marqués de Arneva. Nada, ni rastro de tan ecológico y cizañero artilugio.

A media mañana de ayer jueves andaba por el recibidor municipal el intendente de la Policía Local, que no fue a hablar, pese a la cercanía de la Fiesta, de nada relacionado con los moros y cristianos, dado que ese asunto ya está, creen ellos, anestesiado hasta después del verano. Fue a dar explicaciones -y a recibirlas- sobre la escena, propia de gánsteres, que su chico y Urruticoechea se administraron la mañana anterior a la hora del desayuno, porque el potaje que se montó en público y en los despachos luego fue descomunal. La reunión sirvió para que se ablandaran los enfados, y para que se le quitaran acentos a las palabras; y para que rebajaran el tono los afectados para que al alcalde, perdón, quería decir al edil de Seguridad, no le pitaran los oídos. Seguramente porque no es oro todo lo que reluce ni ecologista todo lo que sea de color verde, la nota de prensa enviada el día anterior se redactó en caliente, con los dientes apretados y escribiendo con una mano mientras con la otra se daban puñetazos en la mesa.

Pues bien, decía que ayer por la tarde la Policía Local emite otra nota de prensa, esta más escueta que la anterior, y más conciliadora, para contarnos que ‘donde dije digo, digo Diego’, y que el agente de la trifulca no ha tramitado denuncia alguna contra el interventor de la trifulca, ni viceversa. Y de paso se desmiente la Policía Local a sí misma. Ha optado Pomares por hacer un estriptis -en inglés streptease-, antes que arriesgarse a quedarse en cueros ante la Delegación del Gobierno o en un juzgado. Admiten en su escrito desde la Jefatura policial que hubo disparidad de opiniones y cruces de palabricas disonantes, pero poco más. Vamos que parece que cualquier mañana de estas nos vamos a encontrar al interventor y al policía abrazados a las puertas de la casa Consistorial para darse los buenos días, aunque eso solo sea posible cuando uno cobre la nómina sin reparos y el otro vuelva a aparcar la bici detrás de la puerta y orientada hacia fuera, por si hubiera que salir pitando en caso de revuelta.

Bueno, pues ya ha tomado Urruticoechea otro castillo, porque después de hacerse con el Pleno, con Contratación y Hacienda -incluida la nómina municipal, y secuestrar la capacidad crítica de la mitad de la corporación oriolana, ya ha se ha hecho también el inteventor con las riendas de la Policía Local. Y ahora me pregunto yo… ¿cuánto tardará en venir conduciendo él mismo el tren de Cercanías que le trae a Orihuela? ¿aprovechará el viaje para picarse su propio billete y poner reparos también a la nómina de Renfe en el trayecto? ¿Saben los de Adif que hacen la obra del AVE que las barbas del interventor les pasan por al lado dos veces todos los días? Pues que pongan las suyas a remojar.

Y como diría el cantante, ‘un pasico p’alante… y un pasico p’atrás… en la Policía Local (ponga el lector el tono de la canción verá como rima)

El Interventor de Orihuela ‘hace amigos’ en la Policía Local

 AQUÍ… POR LO BAJINI

La nota de prensa que la Policía Local de Orihuela ha distribuido a los medios de comunicación locales esta misma tarde, refleja que el nuevo y según se sabe controvertido interventor municipal, Fernando Urruticoechea, se ha enzarzado ahora con un policía local que custodia el acceso a la sede principal del consistorio oriolano, en el Palacio del Marqués de Arneva. No es necesario aportar mucho más, toda vez que se conoce el contenido de la nota emitida por el cuerpo local.

Dicen las lenguas de doble filo que el nuevo guardia de la puerta, que cubre las vacaciones de la agente habitual, era el único que le faltaba por toparse al alto funcionario. Bueno, pues tras lo de esta mañana ya han sido oficialmente presentados, si bien parece que otras instancias gubernamentales van a ser testigos de su próximo encuentro. Mientras tanto, habrá que estar atentos para ver qué pasa mañana jueves a la hora de fichar en el hall municipal.

Al paso que lleva, este hombre que parece que viene peleado con el mundo, va a tener que hacer recordatorios de su paso por el municipio, si antes no le crean una asociación de afectados por su ‘estilo’. Continuar leyendo