La secuela de un fracaso

Antonio Montiel, Ximo Puig y Mónica Oltra. /Captura diario El Mundo

Antonio Montiel, Ximo Puig y Mónica Oltra. /Captura diario El Mundo

Pedro Mancebo, Antonia Moreno y Monserrate Guillén./Foto Información

Pedro Mancebo, Antonia Moreno y Monserrate Guillén./Foto Información

Veo la imagen tomada en Valencia con Ximo Puig, Mónica Oltra y Antonio Montiel al pie de la escalera y me asalta un ataque de estrabismo que me pone los ojos mirando al sur, a Orihuela, para ver casi la misma foto. Los mismos perros con distintos collares, que diría el refranero. Esta película ya la he visto antes, me digo incrédulo una y otra vez. Leo lo que escriben todos mis compañeros en distintos medios de comunicación y confirmo que se está reponiendo aquel fiasco de hace cuatro años en Orihuela, pero ahora en Valencia.

Los líderes del tripartito que más diputados suman han calcado hasta ahora todo lo ocurrido en la capital de la Vega Baja en el 2011, lo que demuestra una vez más que este drama en tres actos solo se vio en la vieja Orcelis, aunque ahora se vaya a escenificar a escala regional. Nadie ha aprendido nada, temo… Y lo lamento

Los gestos de todos ellos, las caras, lo forzado de la pose, la tensión evidente, la risas falsas que aprietan los dientes, las manos flojas de Oltra y Puig, la pugna mediática por ver quién será el/la presidenta de la Generalitat… Todo conduce a afirmar que este tripartito en ciernes no es sino una secuela de aquel que otro que Orihuela y los oriolanos han ‘disfrutado’ durante la última legislatura.

Dicen los protagonistas -todos, porque en este lance nadie se ve como secundario-, que solo se han visto las caras para poner sobre la mesa los nombres de la comisión negociadora del pacto; aseguran también que han quedado para hablar de programa y de aquellas cosas sobre las que sintonizan; y dicen ahora que no tocaba debatir quién iba a dirigir la película. Vamos, que han intentado convencernos de que lo único importante es el guión, el decorado, el maquillaje, el vestuario o los cámaras y el sonido… Y yo casi me quedo ‘encanao’ del nudo que se me ha hecho en la garganta en la cuarta carcajada.

No es posible ser más cínico, ni es fácil encontrarse a tantos cínicos juntos, en el mismo sitio y a la misma hora, salvo que hayan quedado para verse. Y eso es lo que había ocurrido en la Universidad de Valencia. Que habían quedado.

Resulta que al salir del calor de las enaguas de la mesa camilla se ponen delante de las cámaras de televisión y le dicen a varios millones de valencianos que esto que hacen y que lleva camino de pasar de largometraje a sainete, no han hablado de quiénes serán los protagonistas, ni mucho menos de quién será el director de la obra. Pues si esto es cierto, he de decir que estamos ante una pandilla de irresponsables y me atrevería a decir que también de mentirosos. Llevan una semana lanzándose puyazos. No lo digo yo, lo dicen las crónicas del diario Levante, por ejemplo, que no es sospechoso de ser de derechas ni de querer dinamitar el pacto.

Y muy parecido a esto era lo que pasaba en Orihuela; que el contenido de las conversaciones era más un asunto de barra de bar que otra cosa y se generalizaron todo tipo de especulaciones. Y empezaron a subirse de tono los dos gallitos del corral, esos que tenían más votos (Antonia Moreno por el PSOE y Pedro Mancebo por el CLR/Claro). Y empezaron a recibir halagos por la calle. Y empezaron a creerse ambos que la tenían más larga que el rival. Y se vinieron arriba. Y acabaron dándose garrotazos hasta el minuto antes de la investidura del alcalde de Orihuela; descansaron para la votación y retomaron la pelea al minuto siguiente, y sigue sin terminar. Y el ego de ambos devoró la espera -durante 25 años seguidos- de miles de oriolanos que no le dieron la mayoría absoluta al PP en las urnas. Al final, aquel 11 de junio en Orihuela, Mancebo y Moreno, decidieron quedarse tuertos para poner un alcalde de Los Verdes, Monserrate Guillén, y dejar ciego el futuro del municipio, más pendiente de las ‘puñalás traperas’ entre ellos que del gobierno eficaz de un cambio histórico.

Los integrantes de los tres partidos oriolanos y sus líderes, tenían la capacidad suficiente para sacar adelante el gobierno del municipio, pero desde el primer día se enzarzaron en la tarea de vengarse por no haber recibido el apoyo de contrario en la investidura. Desde entonces, Mancebo inició incluso una cacería dentro de sus propias filas, y Antonia Moreno no superó la frustración de no poder dirigir al elenco. Dos años después de estos ensayos, Moreno había dimitido, harta de los suyos y de los otros; y Mancebo había liderado el suicidio colectivo de su partido respaldando al PP plagado de imputados e imputadas en una moción de censura infumable, irresponsable e insensata como bien sabe para sus adentros aunque no lo diga públicamente.

En Valencia tiene pinta el tema de que hasta Montiel podría ser el presidente, visto el egoismo que demuestran los otros. Sería legítimo, por supuesto, pero ya le digo yo a usted que si esto ocurriera, la política autonómica caerá en una espiral autodestructiva de la que no saldrá en toda la legislatura; y sus protagonistas en una sima de la que no saldrán en otros 20 años.

Lástima de lecciones que nos da la vida y que no aprendemos ni estando cuatro años sentados en el pupitre o en el rincón de pensar. Tal vez el tiempo me quite la razón que creo tener en este momento, pero el estreno de entonces me recuerda a su secuela.

Por cierto, que Ximo Puig ya aclara que se puede hablar de todo porque la Presidencia de la Generalitat “es innegociable”, tal y como ya ocurrió con la Alcaldía de Orihuela hace cuatro años. Al final habrá acuerdo porque se lo deben a los que les han votado, pero la guerra seguirá desde los puestos de gobierno.

El que no lo vea será porque se quedó ciego entonces.

Y el que lo vea ahora que levante la mano.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s