Ponle a Fabra la cara roja

 

El cartel que el bipartito ha puesto en el solar cedido para el centro de salud del Rabaloche.

El cartel que el bipartito ha puesto en el solar cedido para el centro de salud del Rabaloche.

Recordarle al Consell que el solar para la construcción del centro de salud del Rabaloche se cedió en 2009 está bien, por dos razones. En primer lugar admite el recordatorio que el suelo fue entregado a la administración la pasada legislatura, ahora que estamos acabando esta; y segundo, el regalo se efectuó en el ecuador del gobierno de la popular Mónica Lorente. No ha servido de nada. Ahí sigue el terreno yermo, olvidado, muerto. Sembrado de hiebajos y seco, apenas salteado por unas catas arqueológicas que confirmaron su idoneidad para ponerle encima un ambulatorio que necesitan alrededor de 20.000 personas en Orihuela. Y así lleva más de una década. El cartel es además la constatación de que Orihuela acabará teniendo su muro de la vergüenza, porque el de las lamentaciones se ha caído de tanto llorarle encima.

La idea no es mala. Espero que todo aquello que pida este y los sucesivos gobiernos municipales, sean del color que sean, a las distintas administraciones, sean del color que sean, se vean reflejadas en un cartel de este tipo y si puede ser hasta luminoso para que también se lea por la noche. La lista de agravios debería estar presente las 24 horas para vergüenza de quien los provoca, pero también para quien esos políticos cortesanos y pelotas que lo permiten, lo encubren y, en muchas ocasiones, lo justifican. A esa valla publicitaria solo le falta un 5, que es el número de años que está cedido y propongo ahora que por estas fechas se haga un acto fúnebre para el cambio de ese número al siguiente con su banda de música y una corona de flores que recuerde por dónde va ya la afrenta. Al menos 60 ó 70 carteles de ese estilo tendría que tener ya Orihuela repartidos por todo el municipio, porque también me refiero a la costa y las pedanías. Quién sabe… igual que tenemos las rutas turísticas o las teatralizadas también podríamos tener las rutas de las afrentas, sean estas del Ayuntamiento, de la Generalitat, de la Diputación o las del Gobierno; si además las teatralizan con los discursos vacíos y miserables de la mayoría de nuestros alcaldes y presidentes de la Generalitat, de la Diputación y del Gobierno, hasta podríamos llegar a construir un festival de teatro, aunque sería complicado establecer si el certamen sería de humor o de ciencia ficción. La triste realidad es que desde el 2009 está cedido el suelo del centro de salud del Rabaloche… Ya lo dice mi suegro “las cárceles llenas y los manicomios vacíos”, ¡qué disparate! Y todo esto sin que a Fabra, Zapatero, Rajoy y al ‘Susum Corda’ se le ponga la cara roja como un tomate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s