Cámara de Comercio y Ayuntamiento, a un paso de la ‘quiebra’ institucional

ANÁLISIS

El alcalde cree que la entidad cumple «ordenes» del PP local y autonómico al no invitarle a los actos oficiales

La consellera y secretaria general del PP, Isabel Bonig, con el presidente de la Cámara de Comercio, Félix Cerdán junto a otros miembros de la directiva de la institución. / FOTO: A. ARAGÓN

La consellera y secretaria general del PP, Isabel Bonig, con el presidente de la Cámara de Comercio, Félix Cerdán junto a otros miembros de la directiva de la institución, el diputado Ballester y el alcalde de Algorfa, ambos del PP. / FOTO: A. ARAGÓN

El alcalde de Orihuela, Monserrate Guillén, no desmiente que las relaciones estén prácticamente rotas entre el Ayuntamiento de Orihuela y la Cámara de Comercio. Y tampoco se aparta el regidor a la hora de ofrecer información en este sentido. Al contrario se muestra francamente molesto. El que suscribe ha podido confirmar la tensión existente hasta casi la quiebra de cualquier atisbo de sintonía entre ambas instituciones.
Guillén ha hablado incluso en los últimos días con el presidente de la entidad cameral, Félix Cerdán, si bien la conversación transcurrió con escasa cordialidad y entre reproches de deslealtad. e incluso concluyó sin intención de quedar este fin de semana a tomar algo; ni el próximo. La tensión entre ambos dirigentes llega tras el pulso de poder que mantuvieron a cuenta la representatividad que ostentan. Sospecha el gobierno local que este vacío que la Cámara ha hecho al Ayuntamiento en las visitas de los consellers de Economía Máximo Buch y de Infraestructuras, Isabel Bonig es cumplimiento estricto de órdenes dictadas desde el Partido Popular autonómico, aunque acusan a las responsables locales del PP de propiciar esta actitud de enfrentamiento entre administraciones. Tampoco se ruboriza el Consistorio a la hora de cuestionar el servilismo, dicen, que tradicionalmente la entidad muestra hacia todo lo que tiene que ver con los populares, sea de tono local, provincial o autonómico.
El detonante de esta tensa situación se sitúa en el vacío institucional que la Cámara de Comercio oriolana mantiene con el Ayuntamiento, puesto que no ha cursado invitación a ningún representante del ejecutivo local, pese a ser esta entidad el anfitrión de ambos encuentros.

En primer lugar, la Cámara desarrolló una jornada sobre intenacionalización de empresas en sus instalaciones del vivero, junto al parque Severo Ochoa, para la que no se convocó al Consistorio. Inmediatamente después recibieron al conseller de Economía, Máximo Buch, quien acudió a las instalaciones, junto al presidente del Consejo de Cámaras de la Comunidad Valenciana, Vicente Morata, para firmar todos la renovación del convenio sobre la gestión del Sistema de Calidad Turística en Destino (Sicted); se da la circunstancia que es el bipartito, y sobre la delegada de Turismo, la socialista Rosa Martínez, una de las primeras y principales valedoras del soporte turístico de la Comunidad Valenciana.

El martes pasado se produjo el que el gobierno local entiende como el segundo desaire en menos de una semana por parte de la Cámara oriolana. Fue la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig, en este caso quien visitó Orihuela para mantener un encuentro con empresarios locales. A la comida de trabajo, a la que la consellera asistió para difundir entre los empresarios las bondades de la nueva ley urbanística valenciana que prepara su departamento, si asistió el edil centrista Pedro Mancebo, si bien acudió como miembro de la Cámara y no en su calidad de concejal; de nuevo fue notable la ausencia, también en esta ocasión, de ediles del PP, aunque sí acudieron al encuentro el diputado autonómico popular Andrés Ballester o su compañero en Les Corts y alcalde de Algorfa, Antonio Lorenzo.

Contradicciones camerales

Resulta chocante que diversos miembros de la Cámara de Comercio se empeñen en ‘vender’ la moto de que no se ha invitado a ningún político, incluso se atreven a decir que en el primer encuentro estaba el diputado Ballester como representante de la empresa de ajos en la que participa… Pero, ¡si la empresa es de Benejúzar! Nada tiene que ver esta firma con la Cámara oriolana dado que se rige por la de Alicante. Y se meten más en el charco al sostener que no en ningún caso se invitaba a políticos. ¿Qué hacía entonces en el hotel Tudemir el diputado popular y regidor de Algorfa?

La interpretación irónica de este hecho por los presentes, y por los ausentes es que efectivamente la presencia del diputado autonómico Andrés Ballester y del alcalde Antonio Lorenzo demuestra que el encuentro no tenía carácter político. En todo caso, queda claro que se oculta información que acabará saliendo a la luz a través de fuentes interesadas.

Hay una tercera lectura, esta sí más política de los “presuntos” fallos de protocolo que se conocerá en los próximos días…

Y tiene su lógica, no crea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s