Se los pasan ‘por el arco’

Foto: Alberto Aragón / La Verdad

Voy a tratar de resumirlo con un chascarrillo y después lo analizamos.

Le pregunta la profesora a Juanito:
– Cual es la diferencia entre la ignorancia y la indiferencia?
A lo que el zagal responde:
– Ni lo sé ni me importa.

Pues esta conversación es la misma que han mantenido, al parecer, el Ayuntamiento de #Orihuela y nuestros queridos vecinos de la Región de Murcia, respecto del controvertido #vertedero de la familia #Fenoll, ubicado a caballo entre los territorios de los unos y los otros; o sea un gigantesco almacen #contaminante, según denuncian desde hace años todos los colectivos de protección ambiental, partidos políticos, y hasta los pestilentes #lixiviados que brotan y desfilan por las zanjas de la huerta en el entorno de la instalación. Parece que la vieja Uryula ya tiene claro que Murcia pasa de todo y que aquí nos vayan dando por donde amargan los pepinos. Pues bien, el edil socialista Antonio Zapata y el alcalde de Orihuela, el ecologista Monserrate Guillén, han pedido ayuda a la autoridad superior para “precintar” diversas zonas del vertedero que supuestamente están ¿clausuradas? desde el verano de 2012, o sea alrededor de 18 meses, porque en dichas áreas del complejo continúan trabajando.

Y todo esto despierta varias preguntas reflexiones

1. NOSOTROS

Si lanzamos una colilla, un papel o bebemos agua desde el coche mientras conducimos y nos ve la Guardia Civil, se nos cae el pelo del cebollazo que nos pegan con la multa. Y según hasta dónde estés dispuesto a llegar te pueden llevar detenido, acusado de delitos por los que se te someterá a un juicio rápido tras el que podrías acabar en prisión. Y todo esto en cuestión de horas.

ELLOS

A esta empresa que lleva décadas –día a día- enterrando ilegalmente basura con resultados visibles a diestro y siniestro; cuyo funcionamiento ha sido el exponente y el acento de gestiones políticas y administrativas no ya negligentes, sino conniventes con actividades presuntamente delictivas, por las que se investiga tanto a los industriales como a los cargos públicos, siguen funcionando como si aquí no pasara nada. Insisto. Décadas.

2. NOSOTROS

Nos comunican el inicio de la vía de apremio para una multa por mal aparcamiento de 30€ (por ejemplo), y si no lo resolvemos a tiempo se nos echa encima un procedimiento de embargo; y si decidimos pagar sabemos puede haber recargos que, tras leerlos, te haces adicto a las pastillas para dormir por la noche.

ELLOS

Sus actividades y malas prácticas han sido castigadas recurrentemente por las administraciones públicas con sanciones millonarias, en procedimientos plagados de recursos y evasivas que no tienen miedo alguno a la dilatación de los procedimientos ni a la imposición de recargos e intereses de demora. Y esto lo atribuyo a la tranquilidad que ofrece la certeza de unos beneficios bestiales derivados de los servicios prestados a las instituciones que les han contratado con el argumento de que es más barato que si dicho servicio lo gestiona directamente la administración pública.

3. NOSOTROS

Temblamos cada año cuando recibimos la carta para pasar la ITV del coche o ante cualquier comunicación de la Agencia Tributaria. Se nos encoge el corazón incluso antes de abrir el sobre, incluso cuando este es del cortinglés puesto que no sabemos si es el importe del último recibo o una felicitación por tu cumpleaños

ELLOS

Reciben una orden de clausura por parte de la administración, del gobierno que a todos nos gobierna, de diferentes instalaciones en el interior de una empresa hace 18 meses, y resulta que esa institución pública pide amparo a otra de rango superior para que la empresa cumpla el mandato. Y tan panchos mirando por la ventana del despacho el Pico del Agudo.

Pero cómo es posible que pasen estas cosas y que no salten los plomos en ningún edificio oficial y que a nadie se le caiga la cara de vergüenza. No es de recibo que dos gobiernos autonómicos en la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana sean incapaces de poner freno a los desmanes de empresarios todopoderosos que se pasan a las autoridades por el arco del triunfo y que no tengan escrúpulos para arrollar a sus ciudadanos de a pie al menor descuido. Y no lo digo solo por los valencianos, que a los murcianos ya hace muchos años que el barro les llega al culo, pero no le ponen el cascabel al gato. Ni quieren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s